‘Músiques Religioses del Món’ acoge el repertorio japonés del Dúo Shirabe y ‘suites’ de Bach por Leonardo Luckert

‘Músiques Religioses del Món’ acoge el repertorio japonés del Dúo Shirabe y ‘suites’ de Bach por Leonardo Luckert

El ciclo Músiques Religioses del Món [Músicas religiosas del Mundo], del Festival de Música Antigua de Valencia, Música, Historia y Arte (MHA), llega a su ecuador con las actuaciones del Dúo Shirabe mañana 28 de marzo, Leonardo Luckert el miércoles 31, y el cierre de esta edición que correrá cargo de Capella de Ministrers con el coro Lluis Vich Vocalis el 7 de abril.
 
El festival, organizado por la Asociación Cultural Comes con la colaboración de la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Valencia y del Palau de la Música, acoge la propuesta del Dúo Shirabe con el programa Japón: sonido y silencio, en el que abordará un repertorio de música tradicional y moderna que a pesar de las diferencias, poseen también características comunes como la importancia del timbre o la creación a partir de una instrumentación austera.
 
El Dúo Shirabe, integrado por Yoshie Sakai (koto) y Horacio Curti (shakuhachi), interpretarán  con sus instrumentos algunos de las más representativos estilos musicales nipones. El koto tiene 13 cuerdas ubicadas sobre una caja de resonancia rectangular de madera kiri (paulonia). Inicialmente era pequeño, portátil y contaba con 5 cuerdas de un metro de longitud. En aquella época, no era sólo un instrumento musical, también se utilizaba como un elemento sagrado para las ceremonias religiosas.
 
El shakuhachi es una flauta de bambú con cuatro orificios al frente y uno en la parte posterior, empleada en diversas formas de la música tradicional japonesa desde hace más de 1.000 años. Bajo el lema “Ichi on jobutsu” (alcanzar la iluminación mediante el sonido), un grupo de monjes budistas zen llamados Komuso desarrollaron una práctica que denominaron Sui Zen (Zen soplado), que consistía en meditar mientras se producían con él unos sonidos determinados que no eran considerados música sino meditaciones, ya que estaba considerado un instrumento religioso en esa época.
 
Bach meditativo y espiritual
Leonardo Luckert ofrecerá Solitude, un programa con suites para violonchelo solo de Johann Sebastian Bach que para el músico Manuel Tomillo son “una amalgama de solemnidad y melancolía, majestuosidad y reflexión, guiada por la oscuridad de la tonalidad de do menor, lo que nos sumerge en una atmósfera interior, meditativa y espiritual”, tal y como expone en el libreto del disco Suites de Bach que el profesor hispano-venezolano de viola da gamba y violonchelo barroco publicó en 2011.
 
Bach tuvo la protección y reconocimiento del príncipe Leopold de Köthen, ciudad en la que fue nombrado Maestro de Capilla en 1717, el título más alto al que un músico podía aspirar. Como en la nueva corte se profesaba la fe calvinista no tenía que componer para oficios religiosos y aprovechó para escribir música instrumental. Sin embargo, en ningún caso es posible desligar la obra de Bach de su parte espiritual, sus fuertes convicciones religiosas y su diálogo constante con Dios plasmado en sus motetes y grandes misas pueden aparecer en las figuras retóricas que utilizó en toda su música, incluida la instrumental.
 
Prestigiosas formaciones e intérpretes 
La clausura de Músiques Religioses del Món este año estará a cargo de Capella de Ministrers y el coro Lluis Vich Vocalis con El Sant Grial: purga de la pestilència, música y reliquias a finales del Medioevo. El ciclo en esta edición incluirá un total de seis conciertos a cargo de prestigiosas formaciones e intérpretes que tienen lugar a las 19.30h en L’Almodí, un edificio declarado Monumento Nacional que se está convirtiendo en un espacio musical de referencia en Valencia. 
 
Hasta el momento, el público ha podido disfrutar de las actuaciones de Capella de Ministrers, dirigida por Carles Magraner, con el programa Santa María, lírica y liturgia en la España medieval que dio inicio al festival; Sazed Ul Alam con Sitar raga, un concierto meditativo y espiritual de sitar con músicas de la India y Bangladesh; y el grupo Samsaoui Ensemble con Mística Oriental, en el que ofrecieron ayer nubas y melodías de Al-Ándalus.
 
Desde su creación en 1999 el Festival de Música Antigua de Valencia cuenta con la presencia de prestigiosos intérpretes nacionales e internacionales, situando a la ciudad como uno de los referentes del panorama musical. Músiques Religioses del Món cuenta también con la colaboración de la Generalitat Valenciana, Institut Valencià de Cultura (IVC), Palau de la Música, Turisme Comunitat Valenciana, Diputació de València, Red Europea de Música Antigua (REMA), Fundación Banco Sabadell, Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM), Ayuntamiento de València, el Vicerectorat de Cultura de la Universitat de València y la Fundación Cultural CdM.